martes, 21 de abril de 2015

Crecer a golpes, crecer de golpe

Con la frase para REC de esta semana me ha salido un relato un poco tremebundo y opresivo de internado de chicos. El título, Frágiles, hace alusión a la inocencia perdida de la infancia, el paso a una madurez demasiado temprana.

FRÁGILES
Foto de Theirhistory
La intención de seguir siendo sólo amigos les duró hasta los órdagos de salpicaduras en el lavabo compartido y justo después de los padrenuestros y las avemarías que recibieron en el confesionario; pero más aún cuando dejó de importarles que las baldosas del dormitorio estuvieran frías y pegajosas, cuando perdieron el miedo a la vela que vestía con sombras harapientas al crucificado del pasillo, cuando el hermano Manuel regresó sudoroso de la ronda por las literas de los pequeños, en el momento que calló ese silbido tan extraño al entrarle el cuchillo en la garganta y cuando ahogaron con la almohada la boca maloliente. Entonces supieron que eran cómplices.

18 comentarios:

  1. Uy que macabra te nos has puesto...y es que hay cosas que unen más que la amistad. Besos, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso para ti también y gracias por la visita. Me he puesto macabra, pero solo en la ficción.

      Eliminar
  2. Camaradería hasta sus últimas consecuencias. Duro y creíble. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo, Ángel. Quería reflejar la dura situación que viven muchos chavales.

      Eliminar
  3. Hola, guapa.
    Jolín, vaya micrazo. Nada mejor que algo así para unirles y silenciarles hasta la muerte. Genial y la foto que elegiste, estupendísima.
    Un beso gigante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, preciosa. Un pacto de sangre y silencio con en que dejan atrás su niñez. Gracias por comentar. Muchos besos.

      Eliminar
  4. No te sabía yo tan violenta pero efectivamente si une, si.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu que me conoces sabes que soy un corderillo. Besos, Concha.

      Eliminar
  5. Una historia dura. Y sí, la complicidad, en este caso, hace que los protagonistas no sean solo amigos. Besos, Belén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese secreto compartido en la infancia les marcará de por vida. Gracias por tu visita y besos, Luisa.

      Eliminar
  6. Hay cosas que unen más allá de la amistad.
    Saludos, Belén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte a comentar, Miguel. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Tremenda realidad la que nos dejas. Pero muy buen relato.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita y besicos para ti también.

      Eliminar
  8. Jo Belén! no me pareciste tan macabra ayer que te conocí. jejeje! Se que tu simpatía y ternura son muy muy superiores.
    Me encanta tu blog. Seguiré leyéndote.
    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isidro. No tienes que temer nada de mí. El cinturón mágico te protegerá. Un beso.

      Eliminar
  9. También hay que tirarlos con mala leche Belén. Así que vale como cualquier otro. Sin manías y a por el siguiente :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo haré, Juan Antonio. Gracias por ti visita y un abrazo grande.

      Eliminar