martes, 2 de junio de 2015

La censura que no cesa

La semana pasada, en la frase de REC salía a relucir la Inquisición. Este es el relato que presenté, mezclando un poco de pasado y presente. Porque algunas cosas aún no han cambiado.

DECÍAMOS AYER
Foto de Begoña
La inquisición no tardará en llegar, así que no pierdo nada por abrir el blog una vez más. Me enternece el texto alfanumérico, en Arial de 12 puntos, que escribimos sin censura. Y las fotos, ¿te acuerdas? Hacíamos maravillas con 10 megapíxeles. Entonces nos creíamos capaces de todo y luego nuestros caminos se separaron. Tú te empeñaste en sabotear los medios digitales y yo, más cobarde, me dediqué a enseñar a leer a los grandes simios a pesar de la prohibición. Ahora vuelven a lagrimearme los ojos, pero no por nostalgia ni debilidad. Es el humo de la pira que arde desde ayer en la plaza.

6 comentarios:

  1. Bueno e inquietante.
    Un abrazo, Belén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ángel. Pues sí, un futuro un poco inquietante el que muestro aquí, hay amenazas que aún previven. Gracias por tu visita.

      Eliminar
  2. Pues me ha encantado. Está muy muy bien hilado, la frase inicial encajadita que parece que te la has inventado tú, el tema (fuera de todos los que he leído), esa mezcla de pasado y futuro que mencionas.
    Muy bueno, genial.
    No miento si te digo que es el más redondo que he leído. Y que te lo digan, no soy muy de ReC

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luisa. Me alegra que te haya gustado. Anímate con REC, ya verás cómo engancha. Besos.

      Eliminar
  3. Tejiendo y entretejiendo eres de lo más original, contrincanta. Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Besos para ti también. Tus relatos siempre están llenos de magia y fantasía.

    ResponderEliminar